domingo, noviembre 11, 2007

Arrojar los dardos contra el reloj de pared y matar las horas.

16 comentarios:

Darkhorse1974 dijo...

Y que nunca mas pasara el tiempo.


Un saludo

** MARÍA ** dijo...

Se puede hacer eso? Seria perfecto para detener el tiempo en el momento preciso y guardar con dulzura lo eterno.

Bella frase.

Besos tiernos y dulces. Te deseo que pases una feliz y agradable semana.


** MARÍA **

fgiucich dijo...

Y mataràs a aquel bolero que cantaba Lucho Gatica: "reloj que marcas las horas..." Abrazos.

Furtiva dijo...

Eso quisiera, darles a todas un infarto, a ver si se detienen un ratito y me dejan seguir mirándome en esos ojos que se escapan...

Abril Lech dijo...

Las muy obstinadas. Seguro que no mueren. Segundo intento. Abril el escucdo transparente que las protege y volver a intentarlo.

jose fá dijo...

jajaja! y con mi punterìa, esas horas tienen vida para largo rato


besitos como flechas para hacerle cosquillas a tus minutos, Màximo

Yessi dijo...

Eso sería genial, en especial cuando disfrutas tanto de un momento, más un gran inconveniente si fuera lo contrario.

Abrazos querido amigo.

Bohemia dijo...

Me ha encantado este aforismo...hazte a un lado que tiro mi dardo y no te quiero dar...

:o)

Milonga Fina dijo...

Sólo pasé a traerte mi beso.
MF

Liliana C. dijo...

Las mataste todas o aún te queda alguna para vivir? ;)

Bastet dijo...

He comprobado que las horas son inmortales, pero ya que no mueren ¿podrían nacer más?, a veces 24 al día son muy pocas.

... Aunque eso sería espantoso en aquellos días que no parecen terminar nunca.

Natalia Zacarías dijo...

y ver que ninguna esquiva la muerte. Como algunos de nosotros

Natalia Zacarías dijo...

Acabo de darme cuenta que somos compañeros de antología! mi poema está en la pag 70 del libro "Poesía Insomne"... es lo primero que publico, todavia no sé que hace mi poema ahi (lei los otros) son geniales, como el tuyo.
De todas maneras, compartir ese espacio con autores como vos es siemrpe un privilegio, honor y placer. Saludos

Diana L. Caffaratti dijo...

Trato de cumplir tus instrucciones pero no hay caso, miles de relojes pueden conmigo.
Una sonrisa para ti.

Furtiva dijo...

Y luego hacer renacer los minutos en mínimas palabras... ¿o no es hora ya de otro aforismo?

Sylvana dijo...

Ah que bueno está éste, ¿cómo no se me había ocurrido?