miércoles, noviembre 12, 2008

Se tenía a sí mismo como un mal escritor. Pero arrojaba con excelente puntería los bollos de papel garrapateados al cesto de basura. Tanto placer le daba encestar, que en su fantasía llegó hasta ser goleador de la NBA. Cuando se vio firmando el primer autógrafo, lo malogró de tal forma que, en su amargura, no tuvo más que hacer un bollo con el papel y arrojarlo bien lejos y sin importarle dónde cayera.

8 comentarios:

lichazul...elisa dijo...

suele pasar
en más de una ocación
hacer bollos de papel
y soñar

me resultó reflexivo y acertivo
para muchos que oficiamos de escribidores:-)

muaksimuaksi MAX

Gabiprog dijo...

¿Un escritor haciendo anuncios para Nike?

¿A qué precios tendran sus camisetas?

;-)

:-)

Un abrazo.

fgiucich dijo...

La importancia de saber firmar un buen autógrafo. Abrazos.

•Laura Avellaneda• dijo...

Un microcuento...

Qué genialidad...

~pi dijo...

como letras e papel

( assim-assim

como quem come o pôr do

sol



~

Amada Inmortal dijo...

la paradoja del escritor jeje nunca sabemos si somos buenos para el basquet o inconformistas constantes... queselevacer...

Máximo Ballester dijo...

elisa: Por lo menos se ejercitaba en el arte de encestar bollos de papel. Un beso. Gracias.

gabiprog: Ja Ja! Siempre me hacés reír. Un abrazo y gracias.

fgiucich: Y llegado el momento hay que estar preparado para no hacer "papelones", ja. Gracias.

laura avellaneda: Es verdad, un microcuento. Me alegro de que te guste. Gracias.

pi: El papel parece que no era cosa para él. Gracias.

amada inmortal: Y hay mucho de inconformista en esto. Y después se colgaba en imposibles. Gracias.

cuakerboy dijo...

maximo, lamente no verte (porque no fui) en el evento cruzagrama... hoy volvi a pasar por tu lugar y otra vez me voy llenito de lectura rica... en este caso, dejame que exclame admirado "como se puede decir tanto con tan pocas palabras!" abrazo