lunes, mayo 25, 2009

Al Don Pirulero debimos haberlo colgado de las astas de la solidaridad.

7 comentarios:

Máximo Ballester dijo...

Para quienes no lo saben, el Don Pirulero era un canto y un juego que nos enseñaban en el jardín de infantes:
Al don, al Don Pirulero
cada cual, cada cual atiende su juego
y el que no y el que no
una prenda tendrá...

Amada Inmortal dijo...

jajajaja no lo puedo creer!!! cada cual atiende su juego!!!! es una realidad, lo hicieron posible!!! besos

Gabiprog dijo...

Ostias!
Y yo que pensaba que era apología de la masturbación!

:o)

cuakerboy dijo...

joder, media hora tratando de decir algo a la altura de esta maravilla sociologica y no encuentro las palabras. supongo que porque lo has dicho todo.

fgiucich dijo...

Me lo había olvidado. Gracias por recordármelo. Abrazos.

Máximo Ballester dijo...

Vale: Si, que cantito más alcahuete, ja! Gracias! Un beso.

Gapiprog: Si hubiera sido así las maestras hubieran puesto el grito en el cielo. Pero por dentro se hubieran reído. Gracias, amigo, y un abrazo.

Cuakerboy: Gracias, Mariano!!! Por tus visitas, tus buenas palabras siempre. Un abrazo!

Fgiucich: Tampoco hace tanto que fuiste niño! Gracias a vos.

azpeitia dijo...

Geniales pensamientos....tienes angel escribiendo...un abrazo de azpeitia