lunes, junio 15, 2009

Esas personas amargadas, que exudan un vinagre rancio, que nos apuntan con sus ojos como si nosotros tuviéramos la culpa, que por lo general son de mirada estrecha y parecen estar siempre dispuestas a amargarle la vida a los demás, no deberían donar sus órganos. Alguien podría llegar a morir por envenenamiento. Por suerte, las personas de este tipo que conozco, están muy lejos de cometer semejante acto de solidaridad.

9 comentarios:

Gabiprog dijo...

Ahhh...
Hoy toca clases de Herpetología!

:)

Un abrazo fuerte.
(curiosamente mi proxima entrada posiblemente sea de la misma rama biologica... y es qué a veces abundan...)

Carla dijo...

Parece que estas enojado.... hay personas que son asi lamentablemente, lo mejor es alejarse de ellas y no darles importancia

palomadiazsantamaria dijo...

Querido poeta: Es duro el comentario. Se nota que el poeta es de raices terminantes con la emotividad y la ternura. Eso habla de una gran humanidad. De todas maneras, a modo de humilde comentario, todas las personas tienen algo que decir. Algunas con su cara de vinagre porque no han podido hacer nada en la vida, por nadie ni para nadie, o porque arrastran sus frustraciones y sus limitaciones, de una historia inconclusa. Bueno, no es una critica, es una forma de entender que a veces es bueno un poco de piedad, porque todos tenemos aristas buenas y malas.
Estas muy enojado, pero es una forma de sacar pasion en la escritura!!!! Abrazo
Graciela Diaz

Amada Inmortal dijo...

jajaja q h d p! jajajajaja

fgiucich dijo...

Y hacen muy bien en no donarlos. Abrazos.

Abril Lech dijo...

Muy bueno. Ciertamente no deberían. El caso es que si en un impulso final le da un ataque de generosidad... ayyyy

Claudia dijo...

La vida misma nos va enseñando a cuidarnos del veneno que destilan esos seres. Sus mordeduras ponzoñosas dejan dolorosas cicatrices en nuestra piel; que se transformarán en enseñanzas o resentimiento, según sea nuestra naturaleza. Desde este humilde sitio brindo por que todos esos encuentros se transformen en sabiduría para nuestras almas, que el veneno de esos seres no nos alcance, que su ponzoña no nos infecte, que seamos inmunes a su amargura y que salgamos victoriosos del encuentro con los seres oscuros que intentan oscurecer nuestro camino.

Máximo Ballester dijo...

Gabiprog: Y sobre otro bichos también ja ja. Abundan, es cierto amigo. Un abrazo. Gracias.

Carla: Ese día me enojé un poco con "alguien" pero debo agradecerle que me haya inspirado. Gracias.

Paloma: Muy bueno tu comentario. Y sí, al momento me dan esos ataques de comprensión, piedad y demás. Pero bueno, siempre le busco la vuelta por el lado del humor. Aquí el veneno. Gracias! Un abrazo.

Vale: Ese q h d p es de los mejores elogios que uno puede recibir. Me encanta. Gracias! Besooo.

Fgiucich: Ja Ja. Encima que andamos con tantos virus... Gracias.

Abril: Y ahí te quiero ver, ja ja. Gracias.

Claudia:Enorrrmeee comentario. De lujo. Increiblemente lúcido. Gracias!!!!! Muy de acuerdo con vos, amiga. Muy. Un beso grande. Y brindo, por supuesto.

Pluma dijo...

Leyendo esto me trajo a la mente la cara de mi suegra...
Así y todo, me gustan tus textos.