sábado, agosto 15, 2009

Unos libros con dientes filosos, mandíbulas fuertes, un aparatito que le haga abrir y cerrar las tapas como las fauces de un cocodrilo y ahí vamos a ver si los libros no muerden.

12 comentarios:

aminuscula dijo...

Sé de buena tinta que muerden. No todos, pero hay algunos que deberían llevar bozal. Y deberían haber leyes al respecto. Los libros de cuentas, por ejemplo. Y otros de mayor renombre que no diré aquí.

Un beso

Ignacio Reiva dijo...

Mas mordería el lector si no los leyese. Un saludo.

Gabiprog dijo...

Desde luego muchos les tienen miedo!

;)

Analía dijo...

JAJA...que ocurrencia..........

fgiucich dijo...

Y para algunos no hay fiera más terrible. Abrazos.

Lourdes Natalia Zacarías dijo...

Jajaja así seguro!

Leonel dijo...

He quedado impresionado por tu blog... te volveré a visitar

Máximo Ballester dijo...

aminuscula: Esos libros son terribles e inoculan algo feo, ja ja. Gracias. Beso.

Ignacio: Gracias por pasar. Tus blogs son muy buenos.
Un abrazo.

Gabiprog: Si, como si les fuera a dar la peste, ja. Gracias.

Analía: Gracias! Un beso.

Máximo Ballester dijo...

Fernando: así parece, amigo, gracias.

Lourdes: Guarda con ellos. Gracias.

Leonel: Gracias, Leonel. Volvé cuando quieras. Pronto te visito.

Abril Lech dijo...

¿estas armando el aparato? O ya lo hico Agus??? Jejejeje

L.N.J. dijo...

Bueno, yo me meto dentro de ellos, así que ten cuidado conmigo; por eso me tengo miedo a mí misma.

Un saludo.

Nerina Thomas dijo...

Hoy agrego tu aporte a "Compañeros de la noche" por LT8 AM
www.lt8.com.ar pág. web
noche@lt8.com.ar mail del programa. de 1 a 5 de la mañana, para noctámbulos.
Gracias`por acompañarnos!!